24 ago. 2007

Y allí estaba entre mis manos

Y allí estaba, entre mis manos temblorosas, la posibilidad de hacer realidad un sueño.
En aquel instante sentí el peso de las miradas que se clavaban en mi, podía incluso escuchar el silencio que envolvió todo de repente.
El tiempo había expirado, tal vez para no sufrir viéndome ante tanta responsabilidad. No había más, tan solo la incertidumbre de que sucedería tras estos segundos de angustia. Eterno se me hizo el preámbulo, aunque no signifique lo mismo sonaba parecido y por un momento confundí preámbulo con patíbulo, porque en uno me vería si frustraba las esperanzas de todo un pueblo.
Igual exageraba pero aquel silencio sepulcral, aquella infinidad de manos que me rodeaban escondiendo tras de si aplausos de gloria o el puño de la desesperación, acechaban aguardando el desenlace.
Habían pasado cinco décimas desde que el árbitro puso el balón entre mis manos.
Lo boté, una y otra vez, tres veces creo, y entonces lancé a canasta.

6 comentarios:

JT dijo...

Joe, ¡me has engañado! Te aseguro que pensaba en todo menos en baloncesto :O

Muy bueno, jeje.

Indi dijo...

¿Entró?

Mar dijo...

Mierda, me ha gustado mucho! xD trascendente deporte el baloncesto, sin duda. Muy bueno xD

Cathy Pazos dijo...

Me gustó muchísimo, imaginaba cualquier final menos el de una canasta de baloncesto...

Muy buen post.

MARIO ALONSO dijo...

¡Qué bueno! A mí también me has engañado. Pero... demasiada trascendencia para un tiro libre... eh? Buenísimo, sí señor.

Remolque dijo...

me gusta tu blog. Porfa... dame poner mi link:
Remolques para autos
remolques de coches
remolques para coches